La poda de los viñedos

Cada día son más las personas que se interesan por el cultivo de la uva y en Bodegas Vidular ya sabéis que además de nuestra profesión es nuestra pasión por eso ofrecemos no sólo vino sino también experiencias de turismo enológico que sirven para disfrutar de una experiencia distinta y práctica para conocer todo sobre la procedencia y elaboración de los mejores vinos.

Por ello empezaremos con una de las preguntas más frecuentes: ¿cuál es el mejor momento para podar los viñedos? Los viticultores apostamos siempre con la llegada de los primeros fríos que es cuando la vid está en reposo y en fase de caída de hoja por lo que esta temporada es perfecta para ello.

Si realizamos la poda antes de que la planta esté en este estado la debilitaremos y lo más seguro es que brote más tarde. Si por el contrario la realizamos después de que la planta inicie la brotación, con el corte eliminaremos reservas de la propia planta y por lo tanto también brotará más tarde.

En España es fácil detectar esta temporada que situamos en el mes de noviembre aproximadamente, sin embargo, ¿qué sucede por ejemplo en países con clima tropical? La realidad es que la planta no experimenta parada de crecimiento y lo más adecuado sería hacerlo en las fechas próximas al inicio de la brotación.

Otra de las cuestiones más comunes que suceden con la poda es que por ejemplo el agricultor no tenga suficiente personal para podar todas las plantas y tenga que realizar esta labor antes de lo previsto para lo cual hemos de tener en cuenta que si las podamos de forma temprana un año, al siguiente lo debemos hacer de forma más tardía y viceversa.

Es importante también que sepáis que el momento de la poda no influye en el desarrollo de la planta puesto que la cosecha depende siempre de las condiciones del año anterior al que se realiza la poda.

Si nos fijamos en las condiciones climáticas también debemos tener en cuenta algunos aspectos como no hacerlo en días de niebla o lluvia ya que la gran mayoría de enfermedades de la madera se transmiten precisamente por herida de poda. Si lo hacemos en días con índices de humedad alta es más propicia la formación de hongos.

Dentro de los terrenos de un viñedo, solemos comenzar siempre por las zonas más calurosas y accesibles dejando para el final las más frías.

Fijándonos en la edad de cada vid, es importante podar las plantaciones de menos de 3 años lo más tarde posible porque son más propensas a los efectos de las heladas.

Si contamos con distintos tipos de variedades de viñedos también haremos una clasificación comenzando con las de maduración más tardía y terminando con aquellas variedades de maduración temprana.

Como veis son muchas las consideraciones a tener en cuenta a la hora de podar la vid y un fascinante mundo que sólo conociéndolo a fondo es posible disfrutar después de los mejores vinos por lo que te invitamos a conocernos y pasar unos días inolvidables entre viñedos.

Bodegas Vidular Cantabria

No Comments Yet.

Add your comment